Un viaje por las 7 playas más paradisíacas de España

Topyti-FLICKR

Cuando se acerca el buen tiempo solo somos capaces de pensar en una cosa: ¿cuánto queda para ir a la playa? Y la pregunta, trae consigo una segunda: este año, ¿dónde vamos?

Encontrar playas increíbles no es una tarea difícil en un país como el nuestro, y es que, desde las olas de vértigo de las playas del Cantábrico, hasta las calmadas aguas de la Costa Blanca, España está repleta de reductos de paz que conquistan a todo el que va.

Lo difícil en este asunto, es elegir entre tanta belleza. Para ayudarte en esta tarea, nos hemos recorrido el litoral español para traerte las playas y calas más recónditas de nuestro país.

¿Preparado para conocer el paraíso?

Cala Macarelleta (Menorca)

Morfheos_Flickr

Morfheos_Flickr

Viajamos hasta la isla de Menorca para traerte una playa de postal. Prepara la cámara, porque con ella te convertirás en el rey de Instagram.

Aunque cada vez es más conocida, la Cala Macarelleta sigue conservando el aire romántico y el encanto de siempre. Acantilados de vértigo y frondosos pinares protegen su arenal, de reducidas dimensiones.

Dicen que la belleza más hermosa se encuentra en los frascos más pequeños y, al menos para nosotros, este es un claro ejemplo de ello.

Playa de las Catedrales (Lugo)

susobande_Pixabay

susobande_Pixabay

Comenzamos nuestro periplo en el mar Cantábrico, en concreto, a las afueras de la localidad de Ribadeo (Lugo).

Aunque oficialmente se llama playa de Aguas Santas, poco la conocen con ese nombre. Y es que, la playa de las Catedrales no podía haber escogido un nombre más acertado: sus impresionantes arcos y cuevas superan en altura y equiparan en belleza a las catedrales más hermosas.

Pero en este caso, los arquitectos de esta obra no son otros que los elementos naturales: la erosión de las olas y el soplar del viento son los que han ido construyendo a lo largo de los años las imponentes formaciones rocosas que han llegado hasta nuestros días.

Playa de Roda (Islas Cíes)

Oscar Megía_Flickr

Oscar Megía_Flickr

Continuamos en el norte para visitar las Islas Cíes, un oasis de belleza únicamente accesible por vía marítima.

Este impresionante Parque natural no necesita presentación, sus aguas transparentes y su fino arenal convierten a las Islas en uno de los destinos más codiciados por los turistas. Su playa más extensa es la de Roda, desde donde podréis divisar la Ría de Vigo.

Con semejante paisaje, no es de extrañar que haya superado a las mejores playas caribeñas y haya sido elegida como la mejor playa de todo el mundo por el prestigioso diario The Guardian.

Playa de Gulpiyuri (Asturias)

Flavio Lorenzo Sánchez_Flickr

Flavio Lorenzo Sánchez_Flickr

La playa de Gulpiyuri, ubicada en Llanes (Asturias), es, sin lugar a dudas, uno de nuestros monumentos naturales más enigmáticos.

Dependiendo de las mareas del Cantábrico, la playa existe o no: cuando es alta, el agua del mar penetra entre las rocas y forma una cala de menos de 50 metros de orilla. Aunque son pocos, son suficientes para remojarse los pies y observar la belleza de su paisaje.

Sus reducidas medidas le han valido el título de la playa más pequeña del mundo. ¡Tener paciencia para verla!

Playa de los Muertos (Almería)

Pablo Piso_Flickr

Pablo Piso_Flickr

Nos desplazamos hasta el límite del Cabo de Gata, en Almería, para bañarnos en la playa de los Muertos.

Aunque el nombre de la playa da un poco de miedo, su nombre se debe a su fuertes corrientes, de las que se dice que provocaban que los cuerpos de los náufragos acabaran apareciendo en su orilla.

Sea como fuera, son solo leyendas del pasado, y lo cierto es que su oleaje la convierte en un sueño para los surfistas que buscan la ola perfecta.

Cala del Torrent de Pareis (Mallorca)

Morfheos_2Flickr

Morfheos_2Flickr

Y de una isla a otra, para hacer una parada en la de Mallorca, la más grande del archipiélago de las Baleares.

En plena Sierra de la Tramontana nace una playa de lo más singular, donde las aguas del Torrent de Pareis forman una cala que se abre paso entre acantilados de altura. Declarado como Monumento Nacional, sus peculiaridades biológicas y geológicas hacen que sea uno de los paisajes más fotografiados de la isla.

Os avisamos que su acceso no es fácil, así que acordaros de llevar un calzado cómodo. ¡Merece la pena el esfuerzo!

El lago Verde (Lanzarote)

jorgelopa_Pixabay

jorgelopa_Pixabay

Volamos hasta la isla de Lanzarote para hacer nuestra última parada en un paisaje que no solo es de película, sino que hasta afirmaríamos que es de otro planeta.

El lago Verde es un auténtico antiteatro abierto al océano, con paisajes labrados por la acción del fuego, la brisa viento, y el chocar de las olas.

Su tonalidad verde esmeralda debe su color a las algas que habitan en su interior, de una especie muy peculiar. El contraste de sus aguas con la arena negra y el ocre de las rocas, es sencillamente espectacular.

Sabemos que hay muchas playas que no están en la lista y que también merecen un puesto en ella. Pero es que, como os hemos dicho al principio, elegir entre tanta belleza es difícil. Aun así, estas son un buen comienzo, ¿no crees?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ayudamos? 91 790 790