Las mejores playas de Barcelona

Rodrigo Paredes (Flickr)

Gaudí y sus obras, La Sagrada Familia, El Camp Nou… pero, ¿y sus playas qué?

Barcelona es un importante enclave turístico, eso está claro. Siempre ha sido un lugar de paso para los pueblos debido a su situación geográfica, una tierra bañada por el Mediterráneo cuya costa se divide en dos: la del Maresme, situada al norte cuenta con 49 playas en las que abunda el turismo local, y la del Garraf, con 20 playas de fina arena dorada y cuatro puertos deportivos. Sus casi 70 playas te regalarán paisajes tan bonitos como estos:

Playa Ribes Roges en Vilanova i la Geltrú

Ajuntament de Vilanova i la Gertru (Flickr)

Ajuntament de Vilanova i la Geltru (Flickr)

Este municipio es la capital de la comarca del Garraf. Cuenta con más de 4 kilómetros de playas, a cual más bonita, pero cabe destacar la de Ribes Roges, que se encuentra junto a su puerto deportivo.

Con poco más de un kilómetro de largo se trata del sitio ideal al que ir a pasar una jornada playera con toda la familia. Cuenta con todo tipo de servicios y es de fácil acceso pues se encuentra en pleno paseo marítimo.

Sus numerosos chiringuitos son perfectos para tomarte una copa nocturna y para bajarlo, al día siguiente, podrás jugar en sus campos de vóley playa y fútbol.

Los más peques de la casa adorarán visitar el parque de Ribes Roges, frente al mar, con numerosas zonas ajardinadas entre las que podrán dar un paseo en tren.

Playa de Sant Sebastiá en Sitges

Jordi Marsol (Flickr)

Jordi Marsol (Flickr)

Sitges es unas de las ciudades más importantes de Barcelona y alberga en su interior el puerto más grande de Europa, el de Port Ginesta. A menudo es comparada con zonas como Ibiza o Saint Tropez y, para muchos, es la mejor de Europa.

La Playa de Sant Sebastiá es una de las más bonitas con las que cuenta esta ciudad. Aunque solo está formada por 190 metros, son más que suficientes para que te inviten a dorarte bajo los rayos del sol.

Dispone de numerosos servicios entre los que destacan varios kioskos para saciar tu sed en todo momento.

Playa de Castelldefels

Mira 66 (Flickr)

Mira 66 (Flickr)

Más de 5 kilómetros de fina arena se extiende ante ti cuando atraviesas las plataformas que te conducen, entre la vegetación, a la playa.

Una amplia superficie limpia en la que se practican numerosos deportes como remo o vela ligera pero también running o voleibol.

Una playa tan grande que es ideal para ir con toda la familia. Con la Q de calidad y bandera azul, para los más pequeños se disponen de zonas de juegos y, para todos, se dispone de todo tipo de servicios incluyendo hasta una zona wifi.

Los chiringuitos serán el lugar perfecto para disfrutar de un buen helado mientras admiras cómo el sol se esconde en el horizonte y poner así fin a una jornada playera mágica.

Playa de La Barceloneta

Aina Vidal (Flickr)

Aina Vidal (Flickr)

Es una de las playas con más tradición turística de la comunidad. Fue renovada cuando se celebraron los Juegos Olímpicos del 92 y, desde entonces, son numerosos los servicios que ofrece.

Varias zonas de ocio se mezclan en una playa de fina arena y una longitud de más de un kilómetro. Asimismo, cuenta con zona nudista.

Está muy bien comunicada y es de fácil acceso. Además, a sus espaldas encontrarás el parque de la Barceloneta en el que podréis hacer un picnic mientras los más peques corretean entre pinos y palmeras.

Pont de Petroli en Badalona

Carquinyol (Flickr)

Carquinyol (Flickr)

El puente más fotografiado de Badalona, y el único en toda la costa española, decora una de las playas más bonitas de Barcelona.

Esta pasarela que se adentra en el mar 250 metros, era un muelle que servía para descargar productos petrolíferos. Durante la década de los 90 fue abandonado pero un vecino de la zona impidió su derribo.

En aquel entonces, el muelle pasó a ser una importante zona para los submarinistas debido a la belleza de su ecosistema en el que los caballitos de mar convivían con las sepias y las medusas.

Será el lugar ideal al que ir en las últimas horas del día y maravillarte con su paisaje.

La próxima vez que visitéis la ciudad no os olvidéis de acercaros hasta su costa. Un lugar mágico que te atrapa y regala algunas de las puestas de sol más bonitas de todo el Mediterráneo.

Tras un largo día entre chiringuitos y divertidos juegos en la arena, es el broche de oro ideal para una jornada perfecta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ayudamos? 91 790 790