Turismo rural por los pueblos con encanto en Picos de Europa

Las montañas, los picos nevados, la naturaleza en estado puro, y en definitiva, todo lo que se respira en el norte de nuestro país, merece la pena visitarse y descubrirse.

Nos gusta viajar de norte a sur pero, en este caso, nos hemos quedado arriba para disfrutar de un conjunto de espacios únicos que si no has visitado aún, deberías hacerlo en los próximos días que tengas libres.

Dentro de la parte norte, hemos encontrado un auténtico paraíso. Hablamos de los Picos de Europa, de los que ya hemos hablado en alguna ocasión, desvelándoos las bondades de su paraje.

Hoy no os vamos a contar cosas sobre su paisaje. Hoy queremos que hagáis una ruta por los pueblos que se encuentran aquí, y que estamos seguros de que vas a disfrutar.

¿Te vienes con nosotros?

 

Arenas de Cabrales

Javier Habladorcito-FLICKR

Javier Habladorcito-FLICKR

Uno de esos rincones con encanto en los que pasear es perderse, viajando entre el patrimonio y la naturaleza.

Este pueblo es uno de los accesos que hay a los Picos de Europa, por lo que ¡imagínate las vistas! Pero no nos vamos a fijar en los alrededores. Hay mucho más que eso.

Entre su patrimonio, la iglesia en honor a su patrona, que es Santa María de Llas. Y para completar la visita, prueba uno de sus famosos quesos. ¡Son un manjar!

 

Camaleño

Luis Rogelio HM-FLICKR

Luis Rogelio HM-FLICKR

Si quieres disfrutar de la esencia de los Picos de Europa, entonces este pueblo es el mejor en el que pasear. Se encuentra en un punto céntrico dentro del Parque Nacional.

Todo lo que verás aquí es encanto en su máximo esplendor. Un conjunto de construcciones de piedra rodeadas de espacios verdes, y acompañadas por el rumor del agua que lleva el río Deva.

Entre los elementos de su patrimonio más destacables, contamos con el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, que bien merece una visita.

 

Potes

Neticola-FLICKR

Neticola-FLICKR

Uno de los rincones más visitados de toda la Cordillera Cantábrica. Un rincón con encanto en el que el tiempo parece haberse parado.

Si te das un paseo por su casco urbano, lo que vas a encontrar son construcciones de piedra que forman los edificios, y que crean arcos en las calles. De hecho, se le conoce como el pueblo de los puentes.

Y para pasar mejor el día de turismo, disfruta de uno de sus licores estrella: el famoso orujo. Sin duda, uno de sus productos más conocidos.

 

Espinama

Enrique Freire-FLICKR

Enrique Freire-FLICKR

Llegamos al final de nuestra ruta en un pueblo que te atrapará y te permitirá disfrutar del aire puro, las buenas vistas, y la historia que cuentan los elementos que forman parte de su patrimonio.

Hay dos ríos principales en este pueblo: el Deva y el Nevandi. Ambos decoran cada rincón y le ponen música a esta ruta turística con el suave tintineo del agua.

Entre los elementos a destacar del entramado, la iglesia que data del siglo XVII, y la ermita en honor a la Virgen de la Salud.

Una de esas experiencias que no puedes dejar pasar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

¿Te ayudamos? 91 790 790