Ruta de las Lagunas de Peñalara

Manel-FLICKR

Queridos aventureros que os habéis quedado sin ideas para aprovechar el buen tiempo cerca de Madrid, hoy hemos pensado en vosotros porque queremos que disfrutéis de la zona, aprovechéis el solecito que hace últimamente, y disfrutéis de un momento divertido con los vuestros.

Te traemos una opción muy cerca de la ciudad, que te va a permitir desconectar lo suficiente como para disfrutar de la naturaleza y olvidarte de las preocupaciones.

Solo necesitamos que te pongas unas botas, cojas una mochila, y disfrutes de los paisajes más bonitos que te traemos a continuación.

Bueno, ahora que ya lo tenemos todo listo, nos vamos a dejar de misterios, y te contamos lo que haremos hoy: una ruta a las Lagunas de Peñalara.

Lo mejor de este plan es que puedes hacerlo en familia, ya que no requiere de una exigente forma física, ni tiene mucha dificultad, así que puede ser ideal para cualquier fin de semana.

Roman Santos-FLICKR

Roman Santos-FLICKR

Te contamos.

Lo que vas a ver es un conjunto de lagunas que forman parte del Circo de Peñalara, todas ellas de origen glaciar. En este mismo punto, entre sus montañas se abre paso el pico más alto de Madrid, que es el de Peñalara, que alcanza los casi 2.500 metros.

Además, su panorámica es espectacular, entre valles tan importantes como el de Valsaín o el de Lozoya.

Pero lo primero es lo primero. ¿Desde dónde empezamos? Pues esta ruta tiene su punto de inicio desde el Puerto de Cotos, en cuyo aparcamiento podéis dejar vuestro vehículo para comenzar a desplazaros ahora sí, a pie.

Desde aquí vamos a destacar dos lagunas, las más bonitas: la Laguna Grande, y la Laguna de los Pájaros.

El primer tramo os llevará hasta la primera de ellas, la más visitada debido a la facilidad de llegada, que implica unas 2 horas de recorrido prácticamente sin complicaciones. El segundo tramo es casi de 4 horas, y algo más complicado pero merece la pena.

Hacia la Laguna Grande

Carlos Zamarriego-FLICKR

Carlos Zamarriego-FLICKR

Una vez que aparquéis -os recomendamos ir pronto porque el parking suele llenarse, especialmente en fin de semana-, ponemos comienzo a nuestra aventura desde el conocido como Atajo de Bernardino, que es una pasarela de madera muy cómoda, que te llevará hasta el Centro de Interpretación del Parque Natural.

Si sigues avanzando por la pista forestal, con una ligera pendiente, podrás disfrutar del Mirador de la Gitana desde donde te recomendamos que hagas una buena foto de la Cuerda Larga, con montañas como la Bola del Mundo, o el Hierro Mayor, que se indican en los carteles de este centro.

Desde aquí se ve una casita de piedra junto a la que hay unos escalones. Ese es el camino que debéis seguir, y que os llevará por un pinar que, estamos seguros de que estaréis agradecidos de que exista ya que os dará algo de respiro del sol, con sus sombras.

Parquenacionalsierraguadarrama.es

Parquenacionalsierraguadarrama.es

Si continuas por el conocido como camino de la Loma, pasarás por el Circo de Peñalara, que estará justo ante ti, y una pasarela de madera te abre las puertas de la Laguna Grande. Y tu te preguntarás. ¿por qué un camino de madera? Sencillo.

Su suelo se considera de especial importancia, y está protegido. Con el trasiego de los turistas se vio deteriorado, por lo que se consideró hacer un camino que no estropeara esta preciosa zona.

Serán 3 kilómetros más los que tendrás que andar para llegar a la Laguna Grande, que tiene un perímetro acordonado precisamente para que se siga conservando perfectamente su perfil glaciar.

Hacia la Laguna de los Pájaros

Si te has quedado con ganas de más, te proponemos la segunda ruta hacia la otra laguna de la que te hablábamos antes.

santiago lopez-pastor-FLICKR

santiago lopez-pastor-FLICKR

Hay que hacer exactamente el mismo recorrido, hasta el camino de la Loma, donde encontrábamos antes un puente que dejábamos atrás, pero que ahora tenemos que cruzar.

Una vez que lo hayas pasado, el camino comienza a ponerse algo más complicado, elevándose hasta los más de 2.000 metros donde nos encontramos el Mirador de Javier, que es otro de los puntos perfectos para hacer una buena foto.

Desde aquí, hay que seguir el sendero que bordea la ladera, pasando la Laguna de los Claveles, y la Laguna Chica entre otras, que son la puerta de acceso a la Laguna de los Pájaros.

Aunque dicho así suena sencillo, el camino que hemos hecho hasta llegar hasta ahí es más complicado, situándose en un espacio pedregoso y de considerable pendiente. Eso sí, las aguas cristalinas protegidas por los picos nevados te harán olvidar todo ese esfuerzo.

Cabe destacar que las mejores épocas son las de calor, ya que por el perfil del terreno, hacerlo con nieve puede ser algo peligroso.

¿Qué, te animas a hacer esta maravillosa ruta? ¡A por ello!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *