Paraísos perdidos en las montañas

Manel-FLICKR

¿Eres más de los Rolling o de los Beatles?. Esta era una pregunta que se hacía hace años como el test de personalidad más básico de la historia. Su versión en lo que ocio se refiere, es la decisión entre playa y montaña.

Es algo que se plantea cuando hablamos de en qué emplear las vacaciones, aunque no tendría porqué ser así, dado que hay actividades y paisajes que se disfrutan muchísimo más dependiendo del clima y de un entorno que, en muchas ocasiones, se ve influido por las estaciones sobre todo tratándose del monte y su vegetación. 

Lo de hoy va de mirar las cosas desde arriba, de contemplar las maravillas naturales que tienen las montañas de nuestro país. Hablamos de subirnos a lugares altos desde donde darnos cuenta de lo pequeños que somos y hacernos conscientes de lo que nos cuesta en ocasiones lidiar con la naturaleza.

La montaña, ese hostil entorno que a la vez nos machaca y, de la misma manera, nos recompensa. En este pequeño país en el que vivimos no tendremos ningún 8000, pero tenemos cimas y entornos de montaña que merecen ser contemplados y vividos.  Hoy, te recomendamos unos cuantos de esos rincones de la geografía española desde los que arañar el cielo con los dedos.

Así pues, calcémonos las botas y ¡empecemos a subir!.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es una de las mecas del estilo de vida montañero, esta maravilla natural situada en la provincia aragonesa de Huesca, tiene kilómetros y kilómetros de rutas, miles de miradores y observatorios de fauna.

Cuenta con un área de algo más de 150 km² y una altitud de base de unos 1000 metros y rodeado de picos de gran altitud, pues se trata del alma de los pirineos, encontramos un entorno perfecto si lo que queremos es olvidarnos de la civilización y sus negatividades.

La Sagra

La Sagra, en Granada, es una de esas montañas de corte perfecto, con el perfil piramidal de montaña antigua nada típico en los picos surgidos en la orogenia alpina, nos proporciona en el entorno del altiplano granadino una cima con la que podremos gozar independientemente de nuestro nivel de alpinismo.

Se encuentra en el norte de la provincia, como si se tratase de un aperitivo de lo que va a ser Sierra Nevada.

Potes

Este maravilloso y encantador pueblo de Cantabria, conocido por sus muchos puentes y torres, se sitúa a los pies de Picos de Europa y, de hecho, se propone como el punto de partida perfecto para emprender cualquiera de las rutas o expediciones que queramos emprender a esta cordillera.

Devesa da Rogueira

En el corazón de Lugo, en torno a la Sierra do Courel, encontramos una zona boscosa de densa flora atlántica que da cobijo a empinadas sendas que acaban en el Alto do Couto, un excepcional mirador desde donde contemplar el vergel que hemos venido surcando con nuestros pasos.

Ojo Guareña

En la provincia de Burgos, nos da la oportunidad de adentrarnos en el corazón de la montaña y atravesar sus entrañas en el que es considerado uno de los 10 mayores complejos cársticos del planeta.

También en sus alrededores podemos encontrar multitud de rutas senderistas que acaban en diversos miradores como los de Alto Concha, Retuerta o Pico del Cuerno.

Castellar de la Frontera

En la comarca de Campo de Gibraltar, provincia de Cádiz, se nos ofrece una oportunidad de contemplar uno de esos pueblos que por fortificarse y defender el territorio se proyectaron en lo más alto, este el caso de Castellar de la Frontera una atalaya viviente que por su conjunto histórico bien merece una amable tentativa de asalto.

Macizo de Montserrat

Macizo de Montserrat, en la provincia de Barcelona, es un lugar de peregrinaje religioso además una de las mecas del montañismo catalán y nacional. Hablamos de una escarpada cima granítica que compone un conjunto paisajístico de excepción, al que no hace falta subir escalando, dado que hay teleférico.

Peñalara

Este puede no ser un rincón muy recóndito sobre todo si eres un senderista o montañero de Madrid o Segovia, pero Peñalara se constituye como una cima asumible para la gran mayoría, de hecho se puede recomendar para que personas no iniciadas se apunten un triunfo personal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *