Los pueblos más bonitos de Cuenca

Colin Moss_Flickr

Seguro que a estas alturas del año necesitas hacer una escapada donde alejarte del bullicio de los grandes núcleos urbanos, y qué mejor lugar para ello que una ciudad que aúna naturaleza, riqueza monumental, buena gastronomía, y ambiente festivo durante todo el año. Así es, estamos hablando de Cuenca, la mítica ciudad de las casas colgadas.

Pero hoy no nos vamos a detener en la capital (que está claro que tiene motivos más que suficientes para ser visitada), sino que vamos a adentrarnos en la Cuenca más profunda para conocer sus pueblos más bonitos. ¿Empezamos?

Mota del Cuervo

Anna & Michal_Flickr

Anna & Michal_Flickr

Efectuamos nuestra primera parada en un municipio conocido por muchos como “El balcón manchego”, y es que si algo llama la atención de Mota del Cuervo son los molinos de viento que se sitúan en la parte alta de su cerro. ¿El mejor momento para visitarlos? Nuestro preferido es al atardecer, que nos deleita con puestas de sol de ensueño.

 

Belmonte

Pablo Sanchez_Flickr

Pablo Sanchez_Flickr

Llega el turno de Belmonte, uno de los pueblos más emblemáticos de la ruta del Quijote. Su casco histórico, declarado Bien de Interés Cultural, cuenta con monumentos imponentes, pero el auténtico protagonista del pueblo, el que domina el territorio desde las alturas, es el Castillo de Belmonte, una espectacular construcción gótico-mudéjar del siglo XV.

 

Priego

santiago lopez-pastor_Flickr

santiago lopez-pastor_Flickr

Fundado en la Edad Media, los monumentos de Priego parecen tener vida propia. Muestra de ello es el Torreón de Despeñaperros, una fortaleza árabe que cuenca una antigua leyenda: se dice, que en la cueva residía una princesa musulmana a la que unas hechiceras convirtieron en serpiente, y que toda persona que osara entrar para visitar a la joven, sería convertido en piedra. ¡Nosotros también nos hemos quedado petrificados!

 

Uclés

Steve Partos_Flickr

Steve Partos_Flickr

Viajamos hasta Uclés para conocer uno de los pueblos que mayor influencia tuvo durante los tiempos árabes. Herencia de esa época, es el Castillo de Uclés, erigido en el siglo IX para defender la ciudad. Pero no podemos abandonar esta localidad sin visitar su Monasterio, que se rodea de murallas desde las alturas.

 

Alarcón

santiago lopez-pastor2_Flickr

santiago lopez-pastor2_Flickr

Seguimos nuestro recorrido para llegar a Alarcón, en el sur de la provincia. Está claro que si hay un monumento que sobresalga en esta localidad es el Castillo que le da nombre, pero, ¿os habéis fijado dónde se encuentra? Parece casi imposible que se haya podido construir en un meandro del río Júcar, pero ahí está, dejándonos a todos con la boca abierta. Como no podía ser de otra manera, desde él, la panorámica es espectacular.

 

Beteta

luiyo_Flickr

luiyo_Flickr

Y del sur nos vamos al norte, concretamente al municipio de Beteta, en la serranía conquense. En la parte alta del pueblo se encuentra el Castillo de Rochafrida, que nos apremia con unas vistas de vértigo. Para deleite de los aficionados a la espeleología, en la localidad se encuentra la cueva de la Ramera, con formas naturales que datan de la Edad de Bronce.

 

Enguídanos

José Saíz Valero_wikipedia

José Saíz Valero_wikipedia

A estas alturas del paseo seguro que ya estáis algo cansados, ¿y qué mejor lugar que las Chorreras de Enguídanos para daos un merecido baño? Y es que si por algo se caracteriza el pueblo es por la belleza de sus paisajes naturales, surcados por ríos de abundante caudal e solemnes cascadas. No había un lugar mejor para terminar.

 

Pueblos encantadores llenos de rincones que enamoran, sin lugar a dudas, sea cual sea vuestra elección, la experiencia no os defraudará.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

¿Te ayudamos? 91 790 790