Cómo organizar una escapada rural

escapada rural barata
Escapada rural económica

Escapadas de fin de semana baratas

Seguro que conocéis a muchas personas, quizás vosotros mismos, que no pueden viajar por el coste económico que esto implica. O bien que sí viajan, pero durante pocos días porque no les alcanza para más. Pues ya es hora de romper con este impedimento, para demostrar que a la hora de viajar, el dinero no necesariamente va ligado a la calidad o la cantidad del mismo.

Sí, cierto es que estamos en plena cuesta de enero, momento ideal para poner en práctica este listado de consejos que os detallamos, y es que amigos, el turismo rural no distingue entre bolsillos más pesados o más livianos. Poneros cómodos e ir haciendo la maleta.

  1. ¡¡Anticípate!!
Prepara tu escapada

Preparar vuestra escapada con antelación os ayudará a valorar los costes reales

Lo primero es lo primero. Si quieres o tienes pensado hacer un viaje, ¡cuanto antes lo prepares mejor! Las prisas no son buenas consejeras para el turista y la última hora, por lo general, suele encarecer en muchos aspectos los viajes, como en el alojamiento, el transporte…

Así que, es fundamental que te pongas cuanto antes a diseñar tu escapada, pues así podrás manejar muchas más opciones y escoger los mejores precios. ¡Ponte ya!

  1. Comparte transporte
Compartir coche

Aprovecha las plazas y reducirás los peajes y gastos de combustible

Con el turismo rural entendemos y partimos de la base de que nos moveremos dentro de nuestro país, por lo que no es imperiosamente necesario coger aviones, ni trenes y si me apuras, tampoco autobús, ya que en la mayoría de los casos es difícil, por no decir imposible, llegar a la localización de una casa rural en un medio de transporte público.

La forma más económica de moverte, más allá de tu propio caminar, es el coche y lo mejor que podemos hacer en este caso es compartirlo, ya sea en vehículo propio o ajeno. Así viajaremos rápido, cómodos y además ahorraremos en muchos costes o tasas que pudieran existir en otros medios de transporte. ¡La gasolina a pachas!

  1. Viaja en fechas alternativas
Alternativas al calendario

Buscar alternativas a puentes y vacaciones es un buen principio para asegurarse el mejor precio

Por lo general tendemos a viajar siempre en temporada alta, pero este año tiene 366 días y debemos aprovecharlo. Los calendarios turísticos hacen distinciones entre temporada alta, media y baja y también entre fines de semana y días de diario. Hacerte el hueco en temporada baja puede ahorrarte mucho dinero y al fin y al cabo el destino te espera igual sea el día que sea. Es más ¿por qué viajar cuando lo hace todo el mundo? Rompe con ello, ganarás en tranquilidad y comodidad.

En lo que respecta a fines de semana y días de diario, hay que tener en cuenta, como dato, que en muchas ocasiones, cuatro noches entre semana te pueden salir más baratas que las dos del fin de semana. ¡Y es el doble de tiempo!

  1. Lleva tu propia comida
Prepara la lista de la compra

Planifica tu cesta de la compra

No te la juegues a esperar a llegar al destino para comprar allí. Por lo general, en los pueblos puede que no encuentres todo lo que necesitas e incluso, puede que no haya supermercado y eso nos provoque gastos extras.

Por ello, es aconsejable llevar desde casa aquello que sepamos que vamos a utilizar de antemano, como los alimentos del desayuno, pasta… y que detalles el menú previamente, para que luego no te entren antojos y tampoco sobre demasiada comida.

  1. Casas económicas
Casas baratas

Casas económicas por menos de 20 euros

Hay que saber buscar, porque no siempre el precio va ligado a la calidad del alojamiento. Hay casas caras que sus prestaciones justifican su precio, pues son puro lujo, pero también hay casas económicas con unas comodidades que nada tienen que envidiar a sus mayores.

A continuación, un listado de algunas de estas, ¡aquí!

 

  1. Casas que se adaptan al número de viajeros
Casas que se adecúan al numero de personas

¿Cuántos sois? Primera pregunta que necesitáis resolver

En este aspecto hay dos tipos de normas. La primera es ir a un alojamiento que tenga la capacidad exacta en relación al número de personas que viajan, por aquello de no pagar de más. Es decir, si vais 8 personas, buscad alojamientos para 8 personas, no más grandes, lo cual supondría un incremento del precio de forma innecesaria.

La otra norma guarda relación con la primera, y es que si os gusta una casa que resulta que es para más personas, consultad si dicha vivienda adapta el precio al número del grupo. Nos referimos a que existen casas que hacen precios en función del número de personas que vayan, aún teniendo un aforo mayor.

  1. Viaja a localidades poco conocidas
Viaja a localidades poco conocidas

Viajar a localidades poco conocidas es un plus de relax sin agobios y de poder tener más opciones

¿Dónde queda el espíritu aventurero propio de los niños? Tenemos que atrevernos a explorar y conocer lugares menos conocidos o menos populares, porque en muchas ocasiones, muchos pueblos con menor reconocimiento turístico ofrecen casas y entornos con mucho encanto a menor precio.

Así que, ¡atrévete a llegar donde nadie lo haya hecho aún! Y sino, que se lo digan a Cristóbal Colón y lo barato que encontró el cacao, el tomate y las patatas en su descubrimiento americano.

8. Planea tu viaje

Una vez que ya has elegido el destino, infórmate sobre los lugares que merece la pena visitar. Hay muchos puntos que requieren de una reserva previa, así que si no quieres quedarte sin entrada, o hacer largas colas, siempre es mejor anticiparse.

Además es bueno también que le eches un ojo a lugares donde puedes comer, y cuál es su gastronomía y costumbres. Ya sabes, donde fueres, haz lo que vieres.

Venga levanta del sofá: ¡A VIAJAR!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ayudamos? 91 790 790