Los pueblos más bonitos de Teruel

Víctor Fernández Salina_Flickr

Teruel es una ciudad con sello propio, pero también es para muchos una de las más desconocidas de nuestro país.

La ciudad de los amantes está repleta de contrastes de naturaleza, de una rica gastronomía e increíbles monumentos de arte mudéjar por los que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Hoy vamos a adentrarnos en el interior de la provincia para traernos nuestra particular selección de sus pueblos más bonitos, que no solo son de los más bellos de Aragón sino que, algunos de ellos, son considerados como los más hermosos de toda España.

Prepara las zapatillas, ¡porque querrás recorrerlos todos!

Albarracín

Toni Rodrigo_Flickr

Toni Rodrigo_Flickr

Al suroeste de Teruel nos espera un pueblo de altura: Albarracín. Y es que, se encuentra situado a nada más y nada menos que 1.170 metros de altura, lo que en el pasado permitió que sirviera como centro defensivo.

Su casco antiguo, con calles estrechas y sinuosas, alberga plazas con encanto que acogen a sus monumentos más característicos, como la Catedral de San Salvador, erigida en el siglo XVI, o el Alcázar de Albarracín, en cuyo interior podréis ver un campo arqueológico que data de la época medieval.

Valderrobres

Juan-Andrés-Fuentes-Martínez_Flickr

Juan-Andrés-Fuentes-Martínez_Flickr

Rodeado de pinares y junto al curso del río Matarraña se encuentra Valderrobres, nuestra siguiente parada. La bienvenida a este pueblo no podía ser mejor, pues nos recibe a través del portal de San Roque y de un imponente puente medieval.

Adentrándonos en su casco antiguo, la arquitectura nos sorprende a cada paso, ya que cuenta con un buen número de atractivos: un Castillo-Palacio que se esconde en los días de niebla, una iglesia gótica construida en honor a Santa María La Mayor…sin quitar mérito a su Casa Consistorial o a sus ermitas.

Calaceite

_dChris_Flickr

_dChris_Flickr

Cerca de la frontera con la vecina Cataluña se sitúa Calaceite, un pueblo aragonés con matices mediterráneos. Fundado durante los asentamientos islámicos en la Península, sus callejuelas y plazas se construyen en torno a una fortaleza que comparte nombre con el pueblo.

La belleza de su Plaza Mayor, donde se encuentra el Ayuntamiento, la Iglesia Parroquial de la Asunción, construida en el siglo XVII con elementos del barraco, o la capilla renacentista de San Roque, son algunos de los motivos por los que su casco antiguo ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico.

Rubielos de Mora

Turol Jones_Flickr

Turol Jones_Flickr

Nuestra ruta continúa en la comarca de Gújar-Javalambre. Más concretamente, en Rubielos de Mora, una pequeña villa de apenas 700 habitantes rodeada de la naturaleza de la Sierra de Gújar.

Sus tranquilas y apacibles calles acogen en su interior un rico patrimonio tanto religioso como civil. Si te decides a venir, no dejes de visitar la iglesia de Santa María la Mayor, de arte barroco, o la Casa Consistorial, una obra renacentista del siglo XVI.

Cantavieja

Manel Zaera_Flickr

Manel Zaera_Flickr

Nos desplazamos al este provincial para hacer una parada en Cantavieja, un pueblo situado a más de 1.200 metros de altura, enclavado en un paisaje natural de formas abruptas que dejan sin aliento a más de uno.

Entre su rico patrimonio destacan sus antiguas masías de aire medieval, su plaza fortificada, construida en honor a Cristo Rey, o los restos de su antiguo castillo. Para mayor encanto, en este pueblo se localizan dos cuevas con restos del arte rupestre: una cueva que lleva el nombre de El Cerradico de Casa Granja, y una segunda denominada la Masía del Tosco.

Puertomingalvo

Rafał Próchniak_Flickr

Rafał Próchniak_Flickr

Terminamos nuestro periplo en Puertomingalvo, un pueblo cercado por la inmensa belleza de la Serranía del Maestrazgo.

La historia más antigua del pueblo se remonta a los tiempos íberos, habiendo pasado por sus calles las tropas del Imperio Romano y los asentamientos musulmanes. Con esta mezcla de culturas, su casco antiguo no podía ser más completo: en él, no te puedes perder su icónico castillo, construido en el siglo XIII, ni su Ayuntamiento, una obra gótica del siglo XIV.

Mirambel

Turol Jones-FLICKR

Turol Jones-FLICKR

Este pueblo es uno de los que más encanto tienen en la provincia, incluyendo en su casco urbano, el encanto de lo antiguo, y lo original.

Se encuentra amurallada, recordando un pasado bélico del que sus poco más de 130 habitantes se sienten totalmente orgullosos.

A más de 900 metros sobre el nivel del mar, se estructura como un destino muy agradable en el que se han empezado a efectuar algunas actividades para hacer de Mirambel, un reclamo turístico. 

Como ves, los pueblos de Teruel están colmados de rincones pintorescos y calles con encanto con los que recorrer los tiempos más lejanos sin salir del presente. ¿Te apetece hacer un viaje al pasado?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

¿Te ayudamos? 91 790 790