Las escaleras de Montfalcó una ruta natural de vértigo

thierry llansades-FLICKR

Si eres uno de esos intrépidos aventureros que no pueden para de experimentar nuevas rutas, y a los que el miedo no les asusta, estás de enhorabuena, porque vamos a proponerte un plan que no vas a poder dejar pasar.

Esta vez, nuestro camino se detiene en la provincia de Huesca, que esconde uno de los lugares más mágicos que puedas imaginar. Eso sí, si tienes vértigo piénsatelo dos veces.

Estamos hablando del Camino Natural de Montfalcó, uno de los más especiales de España.

Adrià Ariste Santacreu-FLICKR

Adrià Ariste Santacreu-FLICKR

Este camino se localiza en el desfiladero de Mont Rebei, una escarpada pared natural en la que pueden divisarse los caminos de madera que vas a recorrer.

Sí, querido aventurero, este es el comienzo de una aventura en la que ascenderás por los 88 metros de pared, gracias a los casi 300 peldaños que forman su escalinata.

El camino se divide en dos tramos, donde cada uno de estos peldaños se encuentra anclado a la propia pared en forma de zigzag, salvando 83 metros de pura adrenalina. Tan particular es este camino, que para construirlo se tuvo que utilizar un helicóptero (imgínate).

Abrió sus puertas al público hace casi 5 años, y desde el 2 de junio de 2013, no ha dejado de recibir visitar de gente que no quiere perderse este impresionante paisaje.

Frayle-FLICKR

Frayle-FLICKR

Si partes desde Montfalcó, tres cuartos de hora te separan del inicio de tu ruta, que comienza en el tramo más sencillo: el que salva los primeros 33 metros, que aunque impresionan, nada tienen que ver con la segunda parte.

En los primeros 33 metros te da tiempo a imaginar lo que vendrá en la segunda parte: 55 metros totalmente verticales en los que disfrutar de la adrenalina, y de esta experiencia que seguro, querrás contar a tus amigos. En total, y dependiendo de la forma física (y del vértigo que pueda darte), te llevará unas 3 o 4 horas.

Pero, ¿debajo que hay? La respuesta es sencilla: vacío.

Vacío y al fondo, el causante de este tajo natural: el río Noguera Ribagorzana. Y es que las aguas de este río han ejercido erosión en la roca, regalándonos una de las rutas más vertiginosas de nuestro país.

Otro de los atractivos de esta excursión que une Huesca con Lérida, es precisamente ese, que pasarás de provincia a provincia en una frontera natural impresionante en la que a veces, parece que pudieras estar en ambas a la vez, ya que el camino se estrecha tanto que entre una y otra hay tan solo 20 metros de distancia.

ScMarin-FLICKR

ScMarin-FLICKR

Gracias a las escaleras de Montfalcó, vuelven a unirse en la zona Aragón y Cataluña en una ruta no apta para miedosos.

Como ves, uno de los rincones más espectaculares en los que disfrutar del turismo rural y activo. Y cuando termines, ¡a celebrarlo! Seréis verdaderos aventureros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *