Escapada de fin de semana Cuenca

Panorámica de Cuenca

¿Te apetece desafiar a la gravedad? ¿Conocer un castillo de cuento? ¿Recorrer un palacio medieval? ¿Ver el nacimiento de un río? ¿Perderte en un Parque Natural inmenso? ¿Cruzar puentes de vértigo? Entonces lo que tienes que hacer es visitar la ciudad de Cuenca.

Así es, Cuenca, declarada Patrimonio de la Humanidad, es un destino perfecto para aquellos que busquen una escapada esta Semana Santa, por accesibilidad y por tamaño, ya que en apenas 48 horas podríamos ver gran parte de sus alicientes y rincones cargados de magia. ¿Te animas? ¡Vámonos!

 

Sábado por la mañana

Ciudad Encantada

Ventura Carmona / FLICKR

Aprovechando que estamos cargados de energía empezamos el fin de semana visitando la Ciudad Encantada, a las afueras del núcleo urbano. El nombre no engaña, pues ante vosotros encontraréis un paisaje único en el mundo. Una foto donde domina la roca, pues a través de sus formaciones y deformaciones ha nacido dicha postal.

Recomendamos en la misma realizar una ruta que nos da a conocer las diferentes formaciones, como el Tormo Alto o la denominada Lucha entre el cocodrilo y el elefante.

Ventano del Diablo

Jose Luis Mieza / FLICKR

Posteriormente y aprovechando la cercanía geográfica, nos acercamos al Ventano del Diablo. Hablamos de un impresionante mirador nacido a partir de la formación de dos rocas. Desde el mismo contemplaremos con la mejor panorámica la hoz del Júcar y los límites de la Sierra de Cuenca. Una visita que para los más atrevidos puede completarse con el descenso de los cañones, protagonistas de la orografía de la zona.

Y para terminar la mañana y encarar la tarde con garantías, volvemos a la ciudad, para probar las mejores tapas locales en La Ponderosa o la Bodeguilla de Basilio. Lugares de referencia y generosos en sus raciones.

 

Sábado por la tarde

Nacimiento del Río Cuervo

Zoa Mª Escudero / FLICKR

No hay nada mejor para hacer la digestión que pasarla rodeada de plena naturaleza. Por ello, empezamos la tarde visitando el Nacimiento del Río Cuervo, declarado Monumento Natural. Bien es cierto que nos alejamos del centro de la ciudad, pero merece la pena rodearse de la Sierra para contemplar uno de los mayores alicientes del paraje conquense.

Quedarás literalmente prendado al ver caer las aguas desde elevadas cornisas sobre formaciones nacidas de la naturaleza, una gruta que va a morir, y a nacer, en el manantial del Río Cuervo.

Para llegar hasta allí, previamente recorreréis senderos de tierra, rodeados de tupida vegetación, entre sauces y avellanos. Además, por el camino también podréis conocer una amplia variedad de fauna, entre la que destacamos las ardillas y el gato montés.

Convento de San Pablo

Sergey Yelllseev / FLICKR

Antes de que finalice la tarde, viajamos hasta el Convento de San Pablo, desde el que contemplar la espectacular puesta de sol. Pero no sólo sus vistas son el reclamo, pues este espectacular Parador Nacional es un tesoro arquitectónico que se presta a la mirada del viajero desde el siglo XVI.

 

Sábado por la noche

Es hora de cenar. El día ha sido largo, por ello nos merecemos cenar en algún lugar especial. Desde aquí os recomendamos la Posada de San José, edificio del siglo XVII, con los mejores platos de setas. Y también el Restaurante Marlo, que es conocido por sus troncos de carne roja, con salsa de queso manchego. ¡Una delicia!

Para bajar la cena y antes de acostarnos, un paseo que nos conduce hasta la Torre de Cuenca de tipo neomudéjar. Sin duda, una de las obras civiles más nombradas de la ciudad.

 

Domingo por la mañana

El Hosquillo

Anabel Perez / FLICKR

Aprovechamos las primeras luces del día para, de nuevo, rodearnos de los parajes más vírgenes. Es pues de visita obligada El Hosquillo, la mayor expresión natural de la zona. Aquí sentirás la fusión y el contacto directo con la naturaleza. Estamos ante 910 hectáreas de llanura alternada con riscos y laderas abrigadas por pinares.

Destacamos de la zona sus habitantes, en la mayoría aves de diferentes tipos, pero sobre todo, dos especies de incalculable valor, pues se encuentran en peligro de extinción. Nos referimos al lobo ibérico y al oso pardo, a quien el propio Félix Rodríguez de la Fuente, dedicó uno de sus documentales. ¿Te atreves con el encuentro?

Rascacielos

Luis Martinez / FLICKR

Una vez estemos cargados de la energía que ofrece la naturaleza volvemos a la ciudad, para conocer los Rascacielos. Que el nombre no os engañe, o sí, pues quedaréis deslumbrados por estas casas que te harán sentir como en la Gran Manzana. Se sitúan o se distinguen en dos, como son los Rascacielos de Huécar y los Rascacielos del Júcar. Los primeros son un total de treinta casas de hasta diez pisos de altura. Por su parte, los del Júcar, son de tipo medieval y te engancharán por su arquitectura desordenada y caótica.

Para cuando terminemos es hora de recargar pilas de cara a la tarde. Se acaba el fin de semana por lo que una comida rápida hará que aprovechemos mejor lo que resta de día. En este sentido destaca el restaurante Saleros, con unas hamburguesas espectaculares o las pizzas de Sotanillo o El Cortijo.

 

Domingo por la tarde

Casas Colgadas

Tony Trillo / FLICKR

Si por algo es conocido Cuenca es por sus Casas Colgadas y estas serán el primer plan de la tarde. Se trata de unas viviendas suspendidas sobre un cañón a la vera del río, una estampa que nos llena de vértigo y nos sumergen en un profundo asombro. Además, las Casas Colgadas son también sede para el Museo de Arte Abstracto Español, referencia del arte contemporáneo en nuestro país.

Puente de Hierro

Fernando Navarro / FLICKR

Para finalizar el día, otro de los activos de la ciudad. Situada entre dos ríos, los puentes con los que cuenta Cuenca han sido construidos como grandes reclamos de belleza impoluta. En este sentido, no podemos cerrar el fin de semana sin cruzar, o al menos contemplar, el Puente de San Pablo, con su espectacular estructura de hierro, o el Puente de San Antón, de origen musulmán.

 

Domingo por la noche

Y para poner la guinda al pastel, que mejor que cenar en uno de los lugares con mejores vistas y más prestigiosos, como es el Mesón de las Casas Colgadas, lugar donde pararon a comer los Príncipes de Asturias después de su boda.

Planeado pues, ¿te animas a escaparte a Cuenca esta Semana Santa?

 

¿Sabías qué…?

… Existe una edición especial de monedas con la imagen de las Casas Colgadas grabada, solo para coleccionistas. Dicha edición existe en las antiguas pesetas y en el actual Euro.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ayudamos? 91 790 790