Los pueblos más bonitos del Valle del Jerte

Miguel Angel Ruiz-FLICKR

Sí, lo sabemos, quizás una de las zonas más visitadas en la época de floración es esta que te presentamos ahora. Un lugar único del que disfrutar y especialmente cuando sus cientos de cerezos comienzan a dar un espectáculo impresionante.

Aunque es la época clave, el Valle del Jerte siempre ofrece una estampa de la que vas a poder disfrutar, y con la que tendrás cientos de escenarios para la foto perfecta.

Hoy, si te decides a escaparte a esta maravilla en la provincia de Cáceres, te presentamos alguno de los pueblos más curiosos a la par que bonitos, que vas a poder encontrar.

¿Preparado? ¡Nos vamos!

Tornavacas

Luis Baldó-FLICKR

Luis Baldó-FLICKR

Este pueblo se encuentra en la cabecera del Valle del Jerte, un lugar de paso obligado tanto para el ganado, como para los turistas que buscan en esta zona, un paisaje diferente.

Fue uno de los pueblos más fructíferos en la época, y en su zona central nos encontramos con el río, sobre el que sus habitantes construyeron numerosos puentes de diferentes tipologías que les permitieran cruzarlo a pie y sin peligros.

Sus calles son estrechas, y la verdad es que cuesta encontrar una línea recta en todo su trazado. A estas calles les acompañan las fachadas de las casas, a cual más diferente de la anterior, y con detalles de madera y piedra que nos recuerdan un pasado no muy lejano.

Sin duda, su magia reside en la disparidad de ambientes que encontrarás en el interior, así como su ubicación, entre dos de los macizos más llamativos de la zona, que son Gredos y Béjar.

Valdastillas

Freebird-FLICKR

Freebird-FLICKR

Este pueblo es magia en si mismo. Por su ubicación además, es perfecto si quieres inmortalizar distintas perspectivas del Valle del Jerte.

Se encuentra a más de 600 metros de altitud, a los que llegarás paseando por sus tradicionales calles que por cierto, están bastante empinadas, así que prepárate para recorrerlas.

Sin embargo, el paseo merecerá la pena, ya que vais a poder disfrutar con las casitas que forman este pueblo, donde todavía se conserva la esencia de lo tradicional, con balcones adornados con flores que le aportan un aire jovial y muy fresco.

Entre su territorio se encuentran los principales puntos de interés de este pueblecito, que son la Charca, el lugar donde antiguamente lavaban la ropa sus habitantes, y la iglesia de Santa María de Gracia, dos de los relevantes en la zona, que podrás encontrar entre sus calles adornadas por las típicas casas de adobe rojo, un tradicional estilo arquitectónico en la zona.

Cabrero

Jose Antonio Cotallo López-FLICKR

Jose Antonio Cotallo López-FLICKR

Disfrutar de las mejores vistas del Valle del Jerte es posible y más, si lo haces desde el mirador de La Cabra de este pueblecito con encanto.

Se localiza a unos 700 metros de altitud y todo lo que hay allí, es naturaleza y tradición que podrás disfrutar nada más poner un pie en su territorio. Además, cuenta con un patrimonio digno de admirar como es el caso de la iglesia construida en el siglo XVIII.

Cabezuela del Valle

Freebird-FLICKR

Freebird-FLICKR

No podemos hablar del Valle del Jerte sin mencionar esta estampa tan propia de la zona que estás pisando, en el centro de la zona.

En este pueblo, lo de los cerezos se lleva con orgullo, y por eso en su interior se puede visitar el Museo de la Cereza, un lugar en el que vas a comprender la importancia a nivel económico y cultural de este producto tan suyo.

Su belleza es reconocida a expuertas, y tanto es así que a su trazado peculiarmente triangular se le otorgó el distintivo de Conjunto Histórico Artístico que forman sus calles, llenas de escudos nobiliarios y anagramas decorando las fachadas.

Además, comprende una gran cantidad de piscinas naturales como es el caso de La Pesquerona o El Vao, entre otras.

Pero aquí no acaba la cosa, porque te recomendamos que visites la iglesia de San Miguel, desde donde los atardeceres de la zona son impresionantes.

Rebollar

Jose Antonio Cotallo-FLICKR

Jose Antonio Cotallo-FLICKR

Este pueblo es curioso en cada uno de los centímetros que lo forman, y es que tiene una de las estampas más fotografiadas de todos los pueblos que forman el Valle.

Su ubicación, en una empinada ladera le aporta una de las mejores vistas que puedas imaginar de la zona, y si te atreves a pasear por sus calles (sí, si te atreves), te darás cuenta de que cuesta un poco más de lo que pensabas.

Las calles son de piedra, con callejones muy estrechos y bastante empinados que dejan buena muestra de la arquitectura popular de la zona.

La mayor curiosidad, y quizás el reclamo de la zona, son las conocidas como Casas del Canchal, que son construcciones que han sabido adaptarse a la forma del terreno, y por lo que hoy puedes encontrar casas que parecen haber sido atrapadas por la roca, o viceversa.

El Piornal

fotosmak-FLICKR

fotosmak-FLICKR

Cerramos nuestra lista de los pueblos más llamativos en la cúspide. Sí, literalmente.

Y es que nos hemos desplazado hasta el pueblo más alto de la región, y con panorámica hacia los dos valles entre los que se encuentra, que son el del Jerte, y el de la Vera.

No dudes en disfrutar de un paseo por sus calles que, igual que los anteriores, han sabido conservar su esencia, aunque en este caso, El Piornal destaca por la gran cantidad de fuentes que tiene. Mires donde mires verás una.

Y no, ninguna igual a la anterior, ya que cada una de ellas se encuentra decorada de una manera distinta, haciendo que el viajero no baje la guardia.

Uno de los puntos que no puedes perderte es el Palacio del Obispo Pedro González de Acevedo, una muestra de la arquitectura señorial de la zona.

Estarás pensando que nos hemos dejado muchos lugares en el tintero y estás en lo cierto. Hay pueblos como Barrado, Casas del Castañar, Jerte o Navaconcejo, que guardan mucha belleza en su interior, pero preferimos guardar algo de misterio para cuando vayas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ayudamos? 91 790 790