Los imprescindibles de Trujillo

Javier Losa_Flickr (1)

Tierra de conquistadores por mérito propio, la ciudad de Trujillo presume de ser, no solo de las más bonitas de Extremadura, sino de toda España. Y no solo lo pensamos nosotros, sino que la belleza de su patrimonio ha llamado la atención de la afamada serie Juego de Tronos, quien eligió este lugar para rodar sus escenas.

Riqueza cultural, patrimonio natural, abundante gastronomía…sobran las razones para señalar Trujillo en el mapa de nuestros próximos viajes, pero por si acaso no estás del todo convencido, hoy te traemos los lugares imprescindibles que no te puedes perder durante tu visita.

¿Preparado para la ruta?

La Muralla

Bachmont_Flickr

Bachmont_Flickr

Empezamos nuestro recorrido en uno de los monumentos más característicos de la villa: su recinto amurallado. Construido en sillería y mampostería, sus 7 puertas originales fueron forjadas entre los siglos XV y XVI. Hasta nuestros días han llegado un total de 4 puertas, sobre las que se levantan 7 torreones que protegen la ciudad desde las alturas. Como puedes imaginar, la vista desde este lugar es espectacular.

El Castillo

Continuando por la muralla llegamos hasta el castillo, que se encuentra en uno de sus extremos. Los musulmanes eligieron el cerro de Cabeza de Zorro para levantar esta fortaleza defensiva entre los siglos IX y X, pues desde su elevación era posible divisar varios kilómetros a la redonda y anticipar la llegada de las tropas enemigas. Reformado en varias ocasiones, consta de 2 partes principales: la Albacara y el Patio de Armas.

Iglesia de Santa María La Mayor

Ángel M. Felicísimo_Flickr (2)

Ángel M. Felicísimo_Flickr (2)

Considerada como Bien de Interés Cultural, la iglesia de Santa María La Mayor es el templo religioso más importante de la ciudad. Construida originariamente en el siglo XIII con elementos del románico tardío, ha sido objeto de diversas restauraciones. Una de las que más llama la atención se encuentra en su campanario: durante su última remodelación, ya en el siglo XX, se decidió esculpir el escudo del Athletic Club en uno de sus capiteles. Al igual que la mítica rana de Salamanca, tendrás que agudizar la vista para encontrarlo.

La Plaza Mayor

 

Adentrándote en la ciudad llegarás hasta la Plaza Mayor, un auténtico tesoro escondido. De planta rectangular y aire renacentista, la plaza se rodea de soportales que antaño servían de centro de reunión para los comerciantes y artesanos, y que a día de hoy acoge a los mejores restaurantes de la ciudad. En el centro, se levanta una estatua ecuestre en honor al conquistador Francisco Pizarro, todo un símbolo de la ciudad.

Iglesia de San Martín

Ángel M. Felicísimo_Flickr

Ángel M. Felicísimo_Flickr

En uno de los extremos de la Plaza Mayor encontrarás la Iglesia de San Martín, un templo inicialmente construido en el siglo XIV que combina elementos góticos con otros renacentistas. Además de deleitarte con la belleza de su arquitectura exterior, en su interior podrás disfrutar de un buen número de obras artísticas, como la talla del Cristo de la Salud, del siglo XV, o el órgano barroco construido durante el siglo XVIII.

Palacio de los Marqueses de la Conquista

 

Trujillo cuenta con varios palacios que bien merecen una visita, pero uno de los más especiales es el de los Marqueses de la Conquista, situado también en la Plaza Mayor. Su construcción de diseño renacentista dio comienzo con la lectura del testamento de Francisco Pizarro, en el siglo XVI, quien dispuso entre sus últimas voluntades su deseo de construirlo. De su arquitectura, llama la atención el balcón de una de sus esquinas, que se rodea de detalles que hacen alusión a la conquista de Perú.

Museo del Queso y del Vino

PublicDomainPictures_Pixabay

PublicDomainPictures_Pixabay

A estas alturas del paseo seguro que ya te ha entrado un poco de hambre. ¿Y qué mejor manera que poner el broche de oro con una visita gastronómica? Para que empieces a abrir boca, no olvides incluir en la lista una visita al Museo del Queso y del Vino, dos de los productos más típicos de la región. Además de conocer su interesante historia y su proceso de elaboración, podrás disfrutar de catas diarias. ¡Delicioso!

Caminar por las calles de Trujillo es todo un viaje por nuestros antepasados, una historia forjada en forma de edificios y palacios que cuentan las vivencias de más de una vida. Y en esta aventura de reyes y conquistas, solo nos falta el protagonista, ¿a qué esperas para venir?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ayudamos? 91 790 790