Escapada a los pueblos abandonados de España

Nacho FLICKR

Paco hace la maleta. Echa un último vistazo a su casa, esa casa que tanto le costó levantar hacer ahora 70 años. Paco es ya muy mayor, y sin servicios ni comercios su situación es insostenible.

Es el último habitante de un pequeño pueblo de montaña, un lugar que con el paso de los años ha visto desfilar a niños, adultos, profesionales… Y que ahora ve marchar, con lágrimas en los ojos, a ese último valiente que se negaba a renunciar a su vida sin luchar.

La historia de Paco es ficticia, pero como esa, existen muchas historias reales de pueblos deshabitados que nadie conoce. Pueblos que en otro tiempo marcaron el rumbo del país y que ahora desaparecen en la memoria de aquellos que, obligados o no, decidieron marcharse a la ciudad.

Aunque no lo parezca, estas aldeas fantasma se extienden por todo el país, por cada rincón. No se trata de buscar en el mapa esos lugares que nos recuerdan que existen, como Teruel, si no de adentrarse sin GPS en lo más profundo del mundo rural para descubrir las sorpresas que nos tienen preparadas. Algunos de ellos se intentan mantener en pie ofreciendo interesantes incentivos, como una vivienda y un trabajo para aquellas familias que no tengan problema en experimentar la vida en el campo.

 

 

Miravete de la Sierra

Brian Adamson FLICKR

Brian Adamson FLICKR

Este pueblo, enclavado precisamente en la provincia de Teruel, acuñó su propio lema para atraer visitantes. Y es que “el pueblo en el que nunca pasa nada” ofrece si duda tranquilidad y unas vistas increíbles del entorno de naturaleza en el que se encuentra.

Es una de esas raras excepciones que ha sabido recuperarse de la despoblación, ya que desde el año 2000 han empezado a instalarse vecinos nuevamente gracias al programa de trabajo y vivienda gratis para los recién llegados.

 

Escó

S.G.H FLICKR

S.G.H FLICKR

Este interesante pueblo de la provincia de Zaragoza se encuentra en pleno paso del Camino de Santiago. Su particular situación no le ha valido vencer al tiempo, pues desde el año 1953 el declive del pueblo ha sido más que notable. En la actualidad solo unas pocas edificaciones siguen en pie, todas en bastante mal estado. Y es que fue un lugar de producción agrícola que vio marchar sus posibilidades cuando comenzó el llenado del cercano pantano de Yesa.

 

Ochate

Jesus Abizanda FLICKR

Jesus Abizanda FLICKR

Uno de los casos más curiosos de pueblos abandonados es el de este pueblo del Condado de Treviño, en Burgos. Se le conoce como “pueblo maldito”, ya que, a pesar de estar deshabitado desde el siglo XIX, hay quienes aseguran haber visto fenómenos paranormales y sin explicación en sus calles. El misterio que envuelve a Ochate, cuya traducción literal es “puerta secreta o del ruido”, se hace fuerte al conocer su historia, repleta de enfermedad, muertes y desapariciones. Realidad o superstición, lo cierto es que la mejor forma de desentrañar el misterio, es ser testigo directo de lo que allí acontece.

 

Os Teixois

Jose Luis Cernadas FLICKR

Jose Luis Cernadas FLICKR

Pueblo situado en Asturias, una de las comunidades con mayor número de localidades deshabitadas. Quizá este pueblo sea uno de los más bellos, ya que su conservación se mantiene para dedicarlo completamente al turismo. Es un lugar en el que se pueden observar construcciones arquitectónicas típicas de la zona, como casonas, cabazos y hórreos. Se ha convertido además en un conjunto etnográfico, donde se pueden conocer algunos ingenios hidráulicos antiguos y zonas de naturaleza con senderos, montes y riachuelos.

 

Torrecilla del Ducado

CR-FLICKR

CR-FLICKR

Pequeña aldea situada en el centro de la península, en la provincia de Guadalajara. Al igual que otros pueblos de la zona, perdió su población a mediados del siglo pasado. Ni su buena comunicación ni su cercanía a otros núcleos urbanos más grandes evitaron la marcha de sus vecinos a partir de 1960.

 

Villacreces

Club Juvenil Anciles FLICKR

Club Juvenil Anciles FLICKR

Al noroeste de la provincia de Valladolid y entre las provincias de León y Palencia, se encuentra este pueblo del que hoy en día únicamente se conserva una torre mudéjar. Desde lo más alto de la torre se puede divisar una panorámica de la Cordillera Cantábrica y las ruinas de lo que antiguamente fueron casas, bodegas y un cementerio.

Fue un pueblo que durante el siglo XIX prosperó hasta conseguir su propio hospital, ayuntamiento, juzgados y escuela. Difícilmente se entiende su deterioro con ese historial, pero fue cuando la mecanización del campo y la falta de servicios lo que provocó la emigración progresiva de los vecinos, hasta que en 1982 se marchó la última familia.

Belchite

_dChris FLICKR

_dChris FLICKR

Este pueblo de la provincia de Zaragoza sufrió especialmente los horrores de la guerra civil. Durante un tiempo, únicamente ruinas y elementos destrozados poblaron las calles. A pesar de que también es un lugar donde aseguran que ocurren cosas sin explicación, como sonidos extraños de voces y misiles, los habitantes decidieron apostar por su recuperación y levantar un nuevo lugar con los restos de la guerra.

 

Umbralejo

santiago lopez-pastor FLICKR

santiago lopez-pastor FLICKR

Dentro de la tristeza que se crea al ver un pueblo perder sus gentes, en este caso el motivo por el que las personas fueron trasladadas a otras localidades tiene que ver con la protección del entorno. Y es que en 1971, se creó un programa de protección de la naturaleza por el que la flora y la fauna eran prioritarias. Ahora es un lugar escondido entre bosques, que cuenta con pajares, casas y otros edificios que se destinan a diversos usos como campamentos, talleres y actividades en la naturaleza, por lo que no llega a estar realmente despoblado.

Todos estos son solo algunos ejemplos de los miles de pueblos abandonados que hay por toda España. Una situación que podría ser reversible su hiciéramos un ejercicio de nostalgia para devolver la vida a lugares que parecen haber quedado relegados inexorablemente al olvido.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

¿Te ayudamos? 91 790 790