15 curiosidades de Barcelona que no sabías

Jose Ramirez-FLICKR

Es una de las ciudades más grandes y más bonitas de toda España. Ha estado prácticamente siempre en el top de mejores ciudades en las que vivir del mundo. Ha albergado importantes eventos, desde grabaciones cinematográficas hasta unos más que memorables Juegos Olímpicos.

Barcelona es una de las ciudades de España que debes visitar al menos una vez en tu vida. Y es que es tan grande que hasta para los propios barceloneses sigue ocultando algún que otro secreto.

Tiene las calles mejor organizadas de todo el país, con una vista aérea que hasta aquellos con TOC no tienen nada de lo que quejarse. La ciudad en si es identificable a un solo golpe de vista, pero tiene mucho más.

Tiene una cultura, un arte y una expresión propia. Tal vez se deba en parte al legado que dejó Gaudí, y el resto del mérito corresponde a los ciudadanos que hacen que sea una de las mejores ciudades del mundo.

En el artículo de hoy, te compartiremos algunas curiosidades sobre Barcelona para impresionar a tus amigos con esos conocimientos, o, simplemente, por si te pica el gusanillo y decides irte de escapada allí algún día.

UNO. Como todos sabemos, el Barça es tan sagrado aquí como la propia Sagrada Familia. Pues bien, si vas a la Basílica de Santa María del Mar, situada en la Plaça de Santa María, en una de sus vidrieras podrás ver… ¡Un escudo del FC Barcelona! No, no hay ningún jugador beato por el momento, pero es un pequeño guiño a la generosidad del club.

La iglesia sufrió un grave incendio en su día, y desde el Barça inyectaron muchos donativos para su reconstrucción convirtiéndose en uno de los principales patrocinadores de la misma.

DOS. Si eres uno de los que no sabe por qué diantres no se ha acabado aún la Sagrada Familia, no te preocupes. No hay tanta gente que lo sepa. En general, la gente lo atribuye a la complejidad de su diseño. Y no se equivocan mucho, pues es una de las razones. La otra se debe a que la construcción se financia principalmente con donativos.

Si todo va según lo previsto, cosa que no muchos esperan, la Basílica de la Sagrada Familia debería estar terminada para 2026. Esto son 144 años después del comienzo de sus obras.

TRES. El Barrio Gótico de Barcelona no tiene mucho de gótico. Por ironías de la vida, sus edificios más célebres han sido construidos por lo menos en el siglo XX. ¿Será que querían hacerse los interesantes con el barrio?

CUATRO. El Teatro Liceu de Barcelona está maldito y… probablemente lleno de fantasmas. Tras un incendio que sufrió por causas de lo más misteriosas y que nunca fueron esclarecidas, apareció una pintada en una de sus paredes: “soy un búho y voy yo solo, si lo volvéis a levantar lo volveré a quemar”.

Pues bien, el teatro se volvió a levantar y el supuesto búho fantasma debió de quemarlo varias veces. Los intentos por levantar de nuevo el teatro cesaron en 1994.

CINCO. Si te gusta lo tenebroso, en Barcelona existen leyendas oscuras como la de Enriqueta Martí, apodada “la vampira del Raval”. Se dice que era una mujer que se dedicaba al secuestro y la subasta de niños al mejor postor. Se podría decir que era la ‘Jack El Destripador’ de la ciudad.

También una leyenda gira alrededor del conde Estruch, que se dice que volvió de entre los muertos convertido en un semejante de Drácula y dejaba embarazadas a las mujeres campesinas, que terminaban por dar a luz terribles monstruos.

SEIS. En Barcelona viven más turistas que habitantes, ya sea alojándose a corto o largo plazo. En sí, la ciudad tiene 1.6 millones de habitantes nativos, mientras que el récord de turistas en la ciudad es de 8.3 millones (en 2015).

Irónicamente, según los propios turistas el peor defecto de la ciudad es lo masificada que está. ¿Quién lo diría?

SIETE. En Barcelona se encuentra la versión pequeña del Museo de la Marihuana de Ámsterdam. Está en la Carrer Ample. Por menos de 10 euros puedes comprar la entrada y ver los más de 8.000 objetos en exposición relacionados con el cultivo y la historia de esta planta.

Además, puestos a contar curiosidades, si te fijas en la estatua de Colón podrás apreciar que en su base hay esculpidas plantas de cáñamo, pues por aquel entonces se utilizaba para construir velas y otros tejidos.

OCHO. Sintiendo estropear las ilusiones… No, la estatua de Colón no apunta hacia América. Si lo hiciera de verdad, estaría señalando más en dirección a la Rambla, pero a la hora de construirla pensaron que la gente entendería mejor el concepto si la escultura señalaba hacia el mar. Otros dicen que a donde señala es a Génova, su lugar de nacimiento.

NUEVE. En Barcelona hay un Monumento al Culo. Sí. Está en el Parque de Carles I, y es obra del autor Eduardo Úrculo. Ironías de la vida. Es una estatua de varios metros que representa el tren inferior de un cuerpo femenino. Todo un espectá-culo.

DIEZ. Barcelona no tuvo playas hasta que los Juegos Olímpicos llegaron en 1992. Hasta entonces, la costa estaba plagada de edificios industriales. Pero ahora, la ciudad goza de un total de 7 playas artificiales.

ONCE. San Valentín no es el día más romántico de Barcelona. Allí se considera mucho más bonito el 23 de abril, cuando se celebra Sant Jordi y se regalan libros y rosas por doquier.

Contrario a lo que se pueda pensar, Sant Jordi era en realidad turco y no catalán. Murió este día, que coincide también con las efemérides de la muerte de Shakespeare y Cervantes.

DOCE. Precisamente por conmemoración de la leyenda de Sant Jordi, Barcelona está invadida por las esculturas de más de 400 dragones repartidas entre sus calles y sus monumentos.

Puedes verlos en lugares tan emblemáticos como el Park Güell, o en el Palau de la Generalitat.

TRECE. En el cementerio de Montjuic hay un Museo de Carrozas Fúnebres. Se fundó hace 5 años con ánimo de entender cómo funcionaban las tradiciones funerarias de épocas pasadas.

Es el único museo de este tipo que hay en Europa. Puedes completar la ruta de los vampiros que hemos mencionado anteriormente con una visita a este lugar.

CATORCE. Hay algunos bares de lo más originales repartidos por la ciudad. El Bharma está inspirado en “Lost”; el Bosc de les Fades parece sacado de Harry Potter, imitando el hogar de las hadas; y el Gourmet A-320 parece una cabina de avión por dentro (aunque eso debe ser porque pertenece a la empresa de Vueling).

QUINCE. Al igual que los dragones, el dios griego Hermes también ha hecho algún que otro cameo en varios de los monumentos de la ciudad. Se encuentra en el Palau Robert, en el Arco del Triunfo, en la Basílica de Santa María del Mar…

Esto se debe a que Hermes es considerado el dios de los comerciantes entre otras cosas, lo que presumiblemente se podía percibir como un llamado a la prosperidad de la ciudad, especialmente entre los siglos XIX y XX.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *